martes, 17 de febrero de 2009

El promedio de bateo y la innovación.

Uno de los principales indicadores que se analizan en el deporte del baseball es el promedio de bateo de los jugadores.
Ahí se contabiliza el porcentaje de golpes que el bateador acierta a dar respecto de la cantidad de bolas que le lanzan.

¿Qué tiene que ver esto con la innovación?
Los directivos, en cierto modo se comportan como bateadores, tomando decisiones respecto de la cantidad de ideas que el trabajo (colegas, subordinados, jefes, clientes, etc.) les lanzan a diario.
Normalmente, los directivos exitosos habrán hecho su carrera a base de batear de forma acertada a la mayoría de las ideas o propuestas que se ponen a su alcance.
A medida que se avanza en la organización, además, al directivo se le lanzan más bolas, y al mismo tiempo se le pide que aumente su promedio de bateo.
Todo esto genera que el directivo, si quiere seguir tomando decisiones acertadas, recurra a aquellos patrones y reglas de decisión que le han resultado exitosas en ocasiones anteriores. Así se refuerzan los criterios existentes y fortalece los paradigmas vigentes.
Es bastante evidente que éstos directivos no suelen generar campo fértil para la innovación. Se vuelven aversos al riesgo, castigan severamente los errores y no permiten ningún desafío a los paradigmas vigentes.


Bajando el promedio de bateo
Para fomentar la innovación en las empresas no siempre es necesario responder preguntas que hasta el momento no tuvieran respuesta.
Muchas veces la innovación surge de responder de forma distinta preguntas para las que ya conocemos la respuesta, o reformular la pregunta completamente.
Se hace necesario repensar las respuestas que hasta ahora han resultado exitosas, reconsiderar los criterios que utilizamos para decidir, aprender formas nuevas de resolver problemas para los que hoy ya tenemos una solución válida.
Esto implica que el directivo tenga que dejar pasar bolas que podría batear, es decir, podría dar respuesta al problema que se le plantea, pero no lo hace, para explorar nuevas formas de hacerlo. En resumen, tiene que bajar su promedio de bateo.


Directivos obsesionados con tener siempre la respuesta correcta, organizaciones que nieguen a su gente la posibilidad de explorar nuevas alternativas, probablemente mantengan elevados promedios de bateo, pero difícilmente serán innovadoras.

3 comentarios:

josealbertoroure dijo...

El post me hace acordar de algunas expresiones sobre la innovación, o la muy de moda en su momento llamada I+D+i, de donde igualmente creo que el "promedio de bateo" es clave para poder tener exito en el proceso de innovación.

1 - La innovación es como un caldo, donde le metes muchisimos ingredientes y es posible que solo una burbuja en cualquier momento te genere el grueso de los ingresos.

2 - El procesos innovador debe ser permanente y tolerante al error, es necesario equivocarse muchas veces e insistir en encontrar una solución.

3 - La persistencia es clave del proceso innovador.

4 - Para efectuar innovación en las empresas, no necesariamente se requiere grandes inversiones de capital, existen modelos de innovación abierta en cadenas de valor extendida, donde el secreto radica en la articulación de los esfuerzos de clientes, proveedores y recurso humano interno.

5 - La innovación nace de la capacidad de observación y abstracción del ser humano a los problemas que pretende dar solución. Generalmente la innovación parte de la simple observación de la naturaleza y de lo simple. (Cosa que tanto le cuesta a los directivos actualmente)

6 - La innovación requiere de un sponsor (Gerente) que tenga cualidades de: capacidad de asumir riesgos, aprendizaje rápido, tolerancia al error y al fracaso, capacidad de observación y mucho liderazgo para su equipo de trabajo.

Lo único que hace que las empresas innoven es su disposición a generar una capacidad para afrontar cambios y un medio cambiante. (Igual les toca o desaparecen) De optar por no innovar la empresa desaparece en el mercado porque pierde competitividad y capacidad de adaptación, aprendizaje y generación de valor.

Porque si innovar es cuestión de actitud, le cuesta al empresario tanto? nos hemos olvidado de la capacidad del ser humano para adaptarse al entorno? será que los empresarios están entrando en zonas de confort?

Ahi nos vemos... :)

Raúl Lagomarsino dijo...

Muy bueno el comentario!
S ve que la semanita intensiva vino liviana, porque te podes dedicar a perder el tiempo en internet leyendo blogs inútiles!
Saludos a la familia!
Raul

Anónimo dijo...

El comentario como tal esta muy acertado, aunque se nota que no sabes nada de baseball.

El promedio de bateo es las veces que aciertas por turnos al bate, no por bolas lansadas como dices.

Ejemplo: 3 imparables en 10 turnos al bate = .300 de promedio.